10 Consejos para los nuevos marinos

Hace tiempo que recibo mensajes de nuevos alumnos de máquinas preguntándome que va a ser de ellos cuando embarquen por primera vez,como pueden prepararse mejor o como ganarse el respeto a bordo.

No se puede dar una fórmula exacta para tener un embarque en el que todo sean rosas, el buque lo hace la tripulación y esa es la realidad. Muchos compañeros han embarcado en mismos barcos con diferentes tripulaciones y dan diferentes opiniones tanto del aprendizaje como del trato recibido, por ello realizo este artículo con 10 consejos para los nuevos marinos que según mi opinión pueden ayudar a empezar con buen pie.

Para responder esa inquietud a los nuevos marinos propongo una serie de puntos que deberían facilitar mucho la aceptación y el buen trato a bordo, si se consigue esto, se tendrá muchas probabilidades de generar confianza y que tanto oficiales como marineros te enseñen los pequeños secretos del buque.


 

1-Empezar con buen pie,la cultura del saludo

Una vez atraviesas la pasarela pasa subir a bordo, preséntate a la persona que esté haciendo guardia y solicita hablar con el oficial de tu departamento que esté de servicio, puede que te recomienden ir directo al puente a hablar con el capitán o primer oficial, pero si está en tu mano presentarte antes al oficial de máquinas hazlo, y que él te presente en puente a los oficiales de cubierta e intenta analizarlos mientras te enrolan para ver cual es el nivel de respeto y seriedad que se lleva a bordo.

Nota*: No os paséis de serios, se aprende mucho más y mejor en ambientes de tuteo y cierta complicidad, si podéis madurar vuestras relaciones con los tripulantes hacia ese camino mejor,eso si, siempre con respeto y sentido común…no sois “coleguis”.

Saludad y poned buena cara a todo el mundo. En un ambiente cerrado en el que estaréis mucho tiempo conviviendo,una buena cara y un saludo pueden marcar el rumbo de como irá la guardia.

Nota*: En ocasiones no recibirás el saludo, no le des importancia y no ceses de mostrar una buena educación.

2-Flexibilidad

Este punto es delicado… tenéis que saber muy bien el sitio que os corresponde a bordo y las tareas por las que podéis pasar y las que no. En muchos buques el alumno es el encargado de la noble tarea de limpiar la máquina junto al engrasador, pero en su justa medida, estáis allí para aprender, si no es así, es mejor que pidáis el desenrole y busquéis otro buque, se es alumno una vez y debéis desarrollar vuestras habilidades y conocimientos en un tiempo limitado,de todas formas cuando vuestras tareas sean de limpieza intensa deberéis encajarlo con humor e intentar sacarle su lado positivo y creerme, lo tiene.

 

Os pondré un ejemplo;

En una ocasión me mandaron echar una mano a limpiar el área que rodeaba el sistema de prelubricación, este sistema constaba de un intercambiador de tubos, una bomba y 3 filtros de aceite…el panorama resultaba desolador,aceite por doquier, trapos impregnados y una fregona como compañero de batalla. El primer impulso es cuestionarte tu profesión.

Mi consejo es que sea el trabajo que sea, uno debe ser profesional y hacerlo lo mejor que uno pueda y buscarle el lado positivo. En este caso el lado positivo fueron varias lecciones aprendidas;

  1. Aprender de donde viene toda esa cantidad de aceite y de como evitar que en el próximo mantenimiento se derrame,este tipo de trabajos te enseña a desarrollar mejores protocolos de actuación a la hora de realizar los mantenimientos, resumiendo, si no ensucias, no limpias.
  2. Conoces los productos químicos que necesitas para cada situación y las medidas de seguridad o manipulación que debes tomar con cada uno de ellos…
  3. Medir el tiempo que necesitas para limpiar un sistema o elemento. En el futuro te ayudará para programar las tareas a realizar por guardia.

En definitiva desarrollas la cultura de la limpieza.

En el siguiente mantenimiento de este sistema me ocupé personalmente de que se drenase adecuadamente cada filtro antes de su apertura y que las válvulas estuviesen bien cerradas incomunicando el sistema, si tenéis que discutir un poco con los mecánicos u oficiales hacedlo, siempre con respeto,educación y argumentando. El tiempo que ahorráis en limpiar lo invertiréis en cosas más interesantes.

Algo muy importante es conocer el límite de la flexibilidad, si os encontráis en un buque en el que solo limpiáis y no aprendéis nada, pedid el desenrole, que no os tomen el pelo. Un buen indicativo para medir que trabajos deberíais realizar y cuales no es fijarse en si los mecánicos los han realizado o realizan, si hay tripulantes que lo hacen, tu que eres el alumno deberías hacerlo también (en su justa medida, insisto).

3-La queja a bordo

La moral, es un aspecto es muy muy importante a bordo, intenta que tu paso por las guardias o en el tiempo libre no minen la moral de abordo con comentarios dañinos o críticos con comañeros, porque puede ser peligroso. 

Hay dos puntos importantes que destruyen el ambiente sano a bordo, uno son los cotilleos y rumores y otro las quejas descontroladas.

Es inevitable quejarse a veces, pero así como la flexibilidad tiene límites, el índice de quejas también. El consejo que puedo darte en este punto, es que te quejes lo menos posible, ya que si entras en un barco y lo primero que haces es quejarte, créeme que la tripulación te tendrá por un vago,un consentido o un mimado.

Haz que tus quejas ganen valor, cuando tengas una queja que consideras importante recurre directamente al oficial o responsable y no andes compartiéndolas abiertamente con toda la tripulación porque acabarás deprimiéndolos.

4-Cotilleos y rumores

Como mencionaba en el punto anterior, este punto puede destruir el buen ambiente a bordo…lo mejor que puedes hacer es escuchar y callar,todo lo que te puedan contar de carácter privado o personal deberá quedar entre esa persona y tu. En un barco cada pequeño detalle o noticia puede convertirse en una fantástica historia creada  para combatir el aburrimiento,airear esos detalles nunca traen nada bueno, puede llegar a costarte el contrato,ojo con esto.

5-No intimar en exceso con los compañeros

Este punto puede relacionarse con el punto anterior…ten cuidado en quien depositas tu confianza y revelas tus planes.

Por ejemplo si eres alumnos y le comentas a un 3ºoficial que tu intención es promocionar en la empresa, este puede sentirse inseguro y puede llegar a punto de no enseñarte correctamente o directamente sabotearte.

Por otro lado las relaciones entre tripulantes a bordo, nunca son recomendables, algo que puede parecer un problema de dos, puede convertirse en un problema para toda la tripulación generando tensiones, cotilleo y rumores mal intencionados que acaban por destruir la convivencia.

6-Puntualidad

La única verdad es que si eres puntual nadie te lo va a tener en cuenta, pero si no lo eres todos te tendrán por un indisciplinado, a bordo es un tema serio ya que si te tuviese que relevar un compañero después de 12 horas trabajando, seguro que esos 10 minutos tarde pesan. Se puntual y si tienes que dar o recibir instrucciones (handover) intenta llegar un poco antes para no retrasar el cambio de guardia.

7-Toma la iniciativa, pero intenta moderar tus decisiones

La diferencia entre marinos malos buenos y muy buenos no son las notas que hayas sacado en matemáticas o lo mucho que sepas de barcos, lo que verdaderamente importa es el interés, cuando llegas a un barco no tienes ni idea de nada,depende de ti que eso cambie.

Toma la iniciativa, pégate al mecánico, ensúciate, mete mano a todos los sistemas a los que tengáis que hacer el mantenimiento. Mi consejo es que vayas aprendiendo todos los puntos de vista y trabajos de la cadena de máquinas, desde el mecánico hasta el jefe (céntrate en el trabajo del mecánico y el 3ºoficial)

Cuando generas confianza y vas realizando pequeños logros con éxito, los oficiales (los buenos) van dándote más responsabilidades,intenta no excederte a la hora de asumir riesgos,si tienes dudas, es preferible no cometer un error que puede costarte regresar al punto de confianza cero, consulta al oficial y pregúntale, para eso está.

8-Respeta la cadena de mando

Respeta la cadena de mando…pero se consciente de cuando no debes hacerlo, todos te dirán que debes respetar la cadena de mando siempre, pero mi consejo es que debes saber que preguntas son para el 3º oficial y  cuales son para el 1º o  jefe.

Dudas muy específicas probablemente tengas que recurrir al más experimentado de abordo y por no dejar en un momento incómodo al 3º, es preferible ir directamente al superior (en mi opinión), si tienes dudas de temas de puente hazlas al que tengas más confianza, crea lazos entre departamentos, todos somos familia a bordo, que no te convenzan de lo contrario.

9-No dejes en evidencia a nadie en público

Intenta no dejar en evidencia a nadie y menos a un superior de forma pública,a nadie le gusta quedar mal y menos delante de un grupo, el resto intentará dejarte en evidencia por ser el novato, pero no caigas en ese juego, nunca acaba bien, estás allí para aprender y trabajar, tus logros no se verán por lo mal que lo hace el resto sino por lo bien que lo haces tu.

10-Compañerismo,echa una mano siempre que puedas

Ten iniciativa una vez más, si no tienes nada que hacer busca a alguien que esté trabajando y ofrécete a ayudarlo, un trabajo entre dos siempre es más sencillo y te lo agradecerán, una buena manera de estrechar lazos con compañeros y aprender. 

 

Autor: Roberto García

Autor: Roberto García Soutullo

2017-11-21T22:18:32+00:00

3 Comentarios

  1. R.G.ferreiro 30/10/2017 at 00:48 - Contestar

    Cómo a vida mesma, ESTUPENDO ARTIGO.
    Saúdos.

  2. saul flores 30/10/2017 at 05:49 - Contestar

    Felicidades.

  3. M. Domenech 30/10/2017 at 17:31 - Contestar

    Muy buenos consejos que no pierden vigencia, gracias

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies